lunes, 10 de octubre de 2016

mi ansiedad y yo

He venido a presentaros a una compañera nueva que camina conmigo desde hace un tiempo: la ansiedad. No es que sea una compañera cómoda; de hecho, es bastante molesta y me provoca un abanico de emociones que me gustaría no sentir, si tuviera opción. 


Sin embargo, le tengo que agradecer que haya aparecido para avisarme de que había algo que no estaba bien, de que estaba tomando el camino errado una vez más. Es un camino que ya he transitado en el pasado más veces, y no ha terminado bien. Y yo no he entendido por qué hasta que mi ansiedad me ha avisado y yo me he puesto a investigar. 

Digamos que desde que era pequeña, he visto el mundo de una determinada manera que es lo que me han enseñado, lo que he visto, lo que he absorbido sin cuestionar. Crecí aparentando menos edad de la que tenía, me trataban como si realmente tuviera menos edad de la que tenía, y era como si mis amigas/os y compañeras/os fueran a otra velocidad diferente a la mía. Yo pasaba desapercibida, mientras soñaba con que alguien se fijara en mí y poder tener una gran historia de amor. Al fin y al cabo eso es lo que te hace feliz, lo dice todo el mundo ¿no? 

No es que todo el tiempo en el que estuve "soltera" fuera infeliz, pero para mí el estado ideal era otro. Y en ese estado ideal, yo me fusionaría con el otro, haríamos todo juntos, seríamos todo el uno para el otro. Eso era la felicidad. Esta idea estaba grabada a fuego en mi mente. Tenía necesidad de sentirme querida, casi por quien fuera. Y así fui pasando de una relación a otra, terminando todas mal de un modo u otro. No entendía por qué, mi idea era la correcta, todo en mi alrededor así me lo indicaba. 

Hace un año y medio, ocurrió un gran cambio en mi vida. No sólo porque se terminara mi relación de 6 años, sino porque aprendí mucho de mí misma, y de las ideas que me hacían daño. Cambié muchas de estas ideas, me convertí en una persona mucho más sana mentalmente. Pensaba que ya había completado mi evolución, y que a partir de entonces, todo sería fácil. Pero no me di cuenta de que tenía un problema latente que se ha manifestado sólo cuando se han dado las circunstancias necesarias. 

He visto cómo he pasado de ser simplemente feliz, a estar pletórica a, paulatinamente, encerrarme en mi mente y convertirme en una persona ansiosa, insegura y, hasta cierto punto, desesperada. Me he dado cuenta de lo fácilmente que me transformo en una persona dependiente, que se anula a sí misma, que necesita que la quieran. Sí, ahora, a estas edades, qué cosas. Y cambiar no es fácil, claro. Tengo ideas que casi nacieron conmigo, y desecharlas ahora es duro, porque sin ellas... ¿quién soy? Me siento perdida. 

Es aquí donde aparece la ansiedad, para indicarme que debo tener miedo. Y ya os lo he dicho, es difícil convivir con ella. Hay días en los que me siento realmente mal, que tengo mucho miedo del futuro, de lo que podría ser, de no ser capaz, de que me abandonen, de muchas cosas. Otros días intento no pensar en nada y vivir el presente, éstos son los mejores. Pero de alguna manera, mis fantasmas no se van, sólo se quedan agazapados para salir cuando estoy débil. 

En esta lucha estoy. De alguna manera, necesitaba contarlo. 

miércoles, 19 de agosto de 2015

haz lo que quieras

Muchas veces conoces la teoría mejor que nadie y piensas que la tienes muy asumida, y que la pones en práctica. Hasta que viene alguien que te abre los ojos o, más bien, que te enseña a mirarte con ojos ajenos. A mí me pasó, me vi con esos ojos y al principio lo negaba, pero luego vi que era totalmente cierto... y ahí es cuando llega la comprensión, cuando integras de verdad lo que quieres ser y cuando desechas lo que no. Eso me ha llevado a cambiar cosas de mí misma, a mejorar bastante, y a no parecerme ya mucho a ese infeliz manojito de nervios que era.

El otro día, cuando decía que no entendía por qué no lograba ser feliz aun cumpliendo todas las normas, aun haciendo todo lo que debía, no mencioné el hecho de que, posteriormente, me quedó muy clara la razón. Que todos somos diferentes, que no todos necesitamos las mismas cosas para ser feliz, que lo que te vale a ti, a lo mejor no me vale a mí, y lo que me vale a mí, no le vale a otro.

De esta idea se desprenden muchas otras. Por ejemplo, yo antes me sentía acreditada a dar consejos a diestro y siniestro a todo el mundo, como si fuera la poseedora de todas las respuestas. Qué idea más absurda, si ni siquiera tenía respuestas para mí. Pero en cierto modo, sentía que si a mí me funcionaba cierta cosa, pues que la otra persona tenía que hacerlo como yo igual, para que le funcionara también. Aunque no me pidiera ayuda. Aunque su vida y la mía no tuviera nada que ver. Eso me llevaba muchas veces a sentirme frustrada cuando ofrecía soluciones y no me hacían caso, no entendía nada. Yo partía desde la idea de que todos somos iguales y que todos funcionamos (o podemos funcionar) igual.

En cierto modo, pecaba quizás de soberbia, dando por hecho que sabía más que los demás, y pensaba que los demás no me hacían caso porque no tenían ni idea de nada, o qué sé yo. Puede ser que observara que los demás no tenían esas armas para solucionar sus problemas, y con la mejor intención, yo se las daba. Y a lo mejor ellos no consideraban, siquiera, que tuvieran un problema.

Creo que cuando le decía a alguien cómo hacer las cosas o vivir su vida, lo que trataba de hacer era establecer una relación de dependencia, en lugar de tratarnos como personas enteras e independientes, con nuestras propias maneras de concebir las cosas y nuestro propio modo de actuar. En lugar de respetar y decir "bueno, ese es su camino", decía "tu camino no sirve, coge el mismo que cogí yo".

Ahora miro ese comportamiento como extraño, ya no sería capaz de volver a ser así. He aprendido a respetar la vida y las decisiones de los demás, a verlos como diferentes, ni mejores ni peores. Y he aprendido también a no ser la salvadora del mundo, a no sentirme obligada a solucionar (o tratar de hacerlo, más bien) todo lo que yo percibía como problema en las personas que me rodean. "Sólo aconsejo cuando me piden consejo". Algo tan sencillo y tan difícil de aprender. Algo que ha sido una verdadera revolución en mi interior.

Y algo gracioso... Ahora tampoco llevo bien que me digan qué tengo que hacer y cómo si yo no he pedido ayuda. Es curioso cómo funcionan las cosas siempre en dos direcciones, ¿no?

lunes, 17 de agosto de 2015

actualización

La sociedad nos empuja a ir por sus lindes emocionales de mil maneras diferentes. Nos crea primero la ilusión de que somos libres, pero si hacemos uso de esa libertad de una manera que se salga de lo que tienen planeado para nosotros, viene la sorpresa e incluso, el rechazo. Me he dado cuenta de que lo que dictaba mi vida hasta hace bien poco eran esas reglas no escritas, y yo sólo trataba de ceñirme a lo que debía ser, a lo que debía hacer, a cómo debía vivir. A veces me sentía como en una carrera en la que voy última y no era capaz de alcanzar a los demás.Vivía cada vez más, bajo sus estrictas normas, como la buena niña obediente que siempre he sido. 

Yo misma era la que hacía funcionar esas leyes, y la que las ejecutaba, y nunca nunca me dejaba un rato para el recreo, me cuidaba de no tener tiempo para hacer lo que realmente quería en el fondo... llegó un momento en el que de tanto ignorar esos deseos, los olvidé por completo. Alguien me dijo que me tomara un día y que, en ese día, hiciera exactamente lo que quisiera, lo que me apeteciera, que ignorara por una vez mis obligaciones autoimpuestas. Me quedé bloqueada, no sabía por dónde empezar a hacer eso, había perdido el camino hacia mí misma.

Así de perdida estaba. 

Hacer siempre lo que debía y no lo quería me llevó a estar muy triste, a sentirme muy sola, a no saber qué hacer para salir de esa espiral. No entendía por qué me sentía tan mal si había seguido todas las reglas, y no hacía más que perseverar en mi lucha con los demás y conmigo misma. Abandonar las armas, y aceptar lo que estaba pasando era una derrota para mí, y ¿cómo podía permitir eso? Si no ganaba era porque no luchaba con la suficiente fuerza.

Pero hoy puedo decir que estoy bien. Mejor de lo que he estado en mucho tiempo, que me siento fuerte para disfrutar de mi vida y enfrentarme a lo que me pueda ofrecer. Que me permito hacer todo, que no cierro puertas, que por fin soy libre de todas mis ataduras. Que me ha invadido la paz y la tranquilidad, después de tanto tiempo de lucha, de tratar de buscar soluciones imposibles. Que voy tirando poco a poco las cuerdas que me hacían ser dependiente de tantas maneras diferentes, que estoy levando anclas. Que ya no llevo los problemas y opiniones de los demás sobre mis espaldas, que era un peso muerto que me estaba aplastando. Cuántas cosas no habré hecho por miedo a lo que dirían las personas de mi entorno. Me quité esa mochila, y me siento tan ligera.

A veces, sólo a veces, me invade la nostalgia, claro, como a todo el mundo. Pero eso no empaña mi ánimo. Como me dijeron hace poco, la felicidad quizás no sea sentirse pletórico constantemente, sino algo mucho más discreto, una especie de estado de relajación. 

miércoles, 1 de enero de 2014

ya pasó uno más...

Este año que ya se va...

  • Conseguí sacarme el carné de conducir (a la segunda) no sin mucho esfuerzo y dinero. Me ponía nerviosísima cuando iba a las clases y en el primer examen también lo estaba, pero cuando me tocó examinarme por segunda vez me invadió una calma que hasta mi profe se quedó sorprendido. 
  • Me he convertido en propietaria de un coche, quién lo iba a decir. Una cosa llevó a la otra. 
  • He viajado a Bélgica, que me faltaba y me gustó mucho, a la ruta de los castillos del Loira (en coche all the way!), a La Rioja que me sorprendió muy gratamente, y a Asturias, por fin, que nunca había ido. También hice mis visitas habituales a Alicante y Gandía. 
  • Acogí un gatillo de la asociación Madrid Felina, muy grande y muy bueno, y no, no voy a tener más (aunque igual con dos ya soy "la loca de los gatos" :P)
  • He cambiado de compañero de curro con disgusto, aunque bueno, ahora mi nueva compañera también es muy maja, no hay queja sobre eso. 
  • He estado un mes como coordinadora de mi cuenta, y lo he pasado bastante mal, pero creo que hice buen papel al fin y al cabo. 
  • Me he aficionado a la natación y poco a poco voy superándome... ¡ahora me pregunto por qué no empecé a ir antes!
  • He abandonado el hábito de leer casi por completo, muy mal por mí. 
  • He visto demasiadas series y he tomado la determinación de reducir el volumen de series que sigo al mismo tiempo.
  • He pasado mi cumpleaños fuera, algo que tenía muchas ganas de hacer desde hacía tiempo. Pasé el día en los lagos de Covadonga, me encantó. 
  • Aprendí brevemente a hacer windsurf este verano gracias a Nico  y Nat y me gustó mucho. Quizás me apunte a más clases este verano si hay presupuesto :D
  • Hemos vuelto a viciarnos con el Munchkin, y he comprado extensiones y todo. Además, me estoy haciendo aficionada a comprar juegos de mesa, y ya empiezo a tener una colección bastante amplia.
Para el año que viene, simplemente quiero seguir yendo a la piscina, intentar ponerme metas para cambiar las múltiples cosas de mi vida que no me gustan, intentar ser un poco menos perezosa y quiero también recuperar el hábito de leer, que esto no puede ser. Además, esto no es un propósito sino un plan, pero en mayo me voy 15 días a EE.UU. a ver un montón de parques nacionales y me hace mucha ilusión.

El 2014 va a molar, y así os lo deseo a los 4 gatos que aún siguen pasando por aquí. 

martes, 1 de enero de 2013

en este año 2013...

... me sacaré el carné de conducir (espero).
... intentaré buscar nuevos objetivos y retos, aunque no sé todavía de qué índole.
... viajaré a Bélgica, que me falta.
... intentaré estar de viaje por mi cumpleaños.
... trataré de tomarme la vida con más calma.

Miro los del año pasado y veo que, felizmente, cumplí todos mis objetivos este año :) A ver si pasa lo mismo con los de este año.

lunes, 31 de diciembre de 2012

entrada-resumen anual 2012

Este año mi abandono al blog ha sido tal, que no tenía ni esta ni la siguiente entrada preparadas como otros años. Así que muy seguramente se me olvide mencionar hechos y eventos. Qué le vamos a hacer.

Este año...

... he terminado el máster de profesorado (¡y con las mejores notas de mi vida!).
... conocí a un par de amigas que valen la pena allí (y eso me llevo).
... he viajado a Copenhague, Oslo, Stavanger, Bergen y a los preciosérrimos fiordos noruegos.
... me he apuntado a la autoescuela, aprobado el teórico y puesto al mando de un coche por primera vez en la vida (con el profe al lado, por ahora).
... a pequeña escala he viajado también a Gandía y Alicante, y por fin he conocido Chinchón y Burgos.
... he cambiado de móvil porque la Blackberry era una basura. Vuelvo a Sony Ericsson.
... me hundí la nieve en pleno verano.
... hice huelga dos veces.
... he adoptado una gatita pequeñita que vivía debajo de los coches y ahora es parte de la familia.
... abandoné definitivamente el facebook. Ahora estoy más en twitter pero sin nunca alcanzar los niveles de adicción que con la otra.
... por primera vez he deseado que se terminara el verano por el calor. Es lo que tiene vivir en una casa sin aire acondicionado ni ventilación.
... he visto un reno en libertad.
... trabajo una planta más abajo que habitualmente, ahora ya no estamos en una planta superpoblada.
... he abandonado un poco mi hábito de leer y ahora sólo veo series sin parar. Demasiadas ya como para ponerlas aquí.
... batí mi récord de horas extra hechas en un mes.
... me he puesto a dieta incontables veces (casi cada lunes xD).
... he medio aprendido a cortarme el pelo yo sola para ahorrarme la peluquería (aunque me sale regu todavía jajaja).
... he visto el sol a medianoche.
... he vuelto a Barcelona después de unos cuantos años. No sé por qué, pero mi idea de la ciudad mejoró con este último viaje.
... he estado un montón de meses sin salir de Madrid, mi récord en los últimos años.
... he retomado mi vicio con los Sims 3 ocasionalmente.

domingo, 1 de enero de 2012

este año...

- Quiero hacer un viaje de relax total que compense tanto estrés.
- Haré lo posible por terminar felizmente el máster.
- Dependiendo de cómo esté la economía, me sacaré el carné de conducir.
- Siempre me lo propongo, y me cuesta mucho cumplirlo. Pero quiero hacer lo posible por no tener tanta ira y negatividad en mí misma.
- Trataré de hacer un miniviaje que tengo pendiente desde hace tiempo.
- Haré lo posible para que el cansancio no me venza y poder quedar más con amigos.

sábado, 31 de diciembre de 2011

este año...

No quería desprenderme de mi costumbre de hacer un análisis de lo que ha sido el año. No he ido apuntando nada a lo largo del año, así que todo depende de lo que recuerde ahora. Seguramente deje muchas cosas en el tintero.

- Viajé por tercera vez a Roma, esta vez con Jose.
- Voté dos veces y las dos por correo.
- Tuve una crisis nerviosa laboral que me empujó, por fin, a hacer lo necesario para cambiar mi vida.
- He cambiado dos veces de compañero de cuenta y dos veces de mesa en el trabajo.
- Recorrí la bella Sicilia, haciendo de ello mi primer viaje con Nicolás y Curiel. Fue un gran viaje, y descubrimos una de las joyas del mediterráneo.
- Hice un curso para trabajadores del que ya he olvidado la mitad.
- Fui al concierto que dio Roxette en Madrid a mediados de noviembre con la Curiel.
- Pasé unos días en Gandía, haciendo mucho uso de la bicicleta, y eso me encantó.
- Nos mudamos de hogar, dejando atrás humedades y frío. Hice muchas visitas al IKEA y montamos muchos muebles.
- En cuanto a la lectura, me pasé el primer trimestre del año luchando con "La Caída de los Gigantes", que es un libro enorme y no podía llevarlo a ninguna parte, y en verano me ventilé los cinco libros de "Canción de Hielo y Fuego", que me enganchó hasta límites insospechados.
- Me comuniqué bastante en italiano debido a múltiples percances que tuvimos en Roma.
- Me emocioné con el final cinematográfico de Harry Potter, a pesar de que estaba al lado Nicolás prediciéndome las escenas ¬¬
- Me matriculé en un máster del universo y por primera vez, estudio en un centro privado.
- Celebré mi cumple con un montón de gente. Me gustó a pesar de la intensa lluvia que no nos dejó vivir.
- Me apunté a twitter.
- Conocí Santiago de Compostela, y Finisterre. Me encantaron ambas cosas. También viajé a la zona de Sanabria, que es un lugar muy bonito asimismo.
- Viajé al condado de Yorkshire, Inglaterra visitando a chonti, y descubrí que, fuera de Londres, el país es bastante parecido a Irlanda. Y por ello, me gustó mucho.
- Terminé de ver "Brothers & Sisters", "Mr. Sunshine", "Joey" y "The 4400" aunque no sé si estas últimas las terminé el año pasado, la verdad. Empecé a ver "Homeland", "Raising Hope", "Parks & Recreation", "Episodes", "The Killing", "Awkward", "Falling Skies", "Terra Nova", "Game of Thrones", "The Walking Dead", "Once Upon a Time", "Sherlock" y "Big Love". La verdad es que no pensé que fueran tantas O_O
- Pasé la semana santa en Alicante y en Valencia, muy ricamente. La semana anterior, estuvimos en Cuenca, qué hermosa eres.
- Fuimos a jugar al paintball (¡y ganamos!).

jueves, 29 de diciembre de 2011

in memoriam

Sé que suena a cliché, pero mi abuela era una de las mejores personas que tuve la suerte de conocer. Una mujer buena, que daba más de lo que tenía. La queríamos mucho todos, y era un amor sin peros. Tuvo la suerte de estar prácticamente perfecta hasta casi al final, haciendo su vida y yendo a donde quería. Su enfermedad no se prolongó mucho tiempo y nos dejó de una manera tranquila, sin grandes aspavientos. Simplemente la vi dejar de respirar y eso fue todo. Para mí, fue horrible ver cómo se iba y no poder hacer nada por evitarlo.

Mi tío nos dejó hoy, después de una larga enfermedad, y por fin está descansando. Se fue antes de lo previsto. No soy una persona religiosa, ni creo en el cielo y esas cosas, pero por un momento, me gustaría creer que ahora está en un lugar mejor. Es cierto que es un pensamiento que consuela.

En cuestión de un par de semanas, mi familia ha sufrido dos grandes pérdidas, y no quiero ponerme victimista ni catastrofista, así que he decidido sacar algo positivo.

Ahora que la muerte me ha respirado cerca, soy aún más consciente de lo preciado que es el tiempo que tenemos en esta vida, y de que hay que hacer lo necesario para aprovecharlo. Y tengo una sensación mucho más real de que la vida está para vivirla y tienes que hacer que cada segundo cuente.

Mientras tanto, todo lo que viví con mi abuela y mi tío me acompañará siempre, y forma parte de mí. De alguna manera, eso los mantendrá vivos.

miércoles, 12 de octubre de 2011

game on

  • Ojalá tuviera un horario fijo en el trabajo y disfrutara de lo que allí hago.
  • Me gustaría tener tiempo libre para hacer todas las cosas que quiero hacer.
  • Claro que para ello, necesitaría la energía suficiente para hacer las cosas que quiero hacer cuando tengo tiempo libre.
  • Realmente me encantaría que el tiempo que paso trabajando no me provocara tanta ira cada día.
  • Desearía no haber perdido las habilidades sociales que tenía no hace mucho tiempo.
  • No estaría mal no sentirme sola algunas tardes en casa.
  • Es urgente evitar que toda esta situación haga más mella en mí.

Porque está claro que "dejarme llevar" no me está sirviendo de mucho, tengo que recuperar el terreno perdido. Y voy a trabajar para que cada día cuente, por mucho que me cueste. Estoy cansada de oírme quejarme por todo. Porque estoy mucho mejor que muchas personas que logran ser felices... ya se sabe, lo que importa es el camino, no la meta.

¡Reto aceptado!